Tu voz

«Quiero escuchar tu dulce voz, rompiendo el silencio en mi ser, se que me harías estremecer, me harías llorar o reír y caería rendida ante ti.» «Y no podría estar ante ti, escuchándote hablar sin llorar como una niña, y pasaría el tiempo así, sin querer nada más, nada más que escucharte hablar…»